El rápido crecimiento corporativo, se refleja en sus ganancias a inicios del 2018, la lectura de los números incita a una expansión global

Sin embargo la baja de los impuestos empresariales, aceleró el nerviosismo del mercado, incrementando la demanda de los préstamos financieros, con la posibilidad de aumentar la tasa de interés; percibe que existe un mayor riesgo de aumento en las tasas de interés y por eso el miedo aumenta en el mercado.

Los inversionistas tienen diferentes puntos de vista y esta información es de conocimiento público, sin embargo el mercado refleja que se puede mantener la tendencia bajista hasta el final del 2018, motivo por el cual se empieza a definir los posibles huecos en la economía global y en consecuencia un nerviosismo acelerado. Muchos analistas lo denominan volatilidad del precio.

El aumento de la oferta de préstamos, es un escenario ideal para el aumento del interés.

Un inversionista siempre debe estar preparado para todos los escenarios, y manejarse con cautela al momento de colocar las operaciones